martes, 9 de diciembre de 2008

LAS HUESTES DE SATANAS

Y no es de maravillarse, porque Satanás mismo se disfraza como ángel de luz.
Así que, no es gran cosa que también sus ministros se disfracen como ministros de justificación, cuyo fin será conforme a sus obras” (2 Corintios 11:14-15).

INTRODUCCIÓN

En el último capítulo usted aprendió que Dios es la fuente de poder y sobre las maneras en que Él revela Su poder en la tierra. Pero el gran poder de Dios no será siempre incontestado. Hay una lucha de poder que sigue en el mundo hoy. No es una guerra de carne y sangre. Es un desafiante engañador que se rebela contra Dios.

EL DESAFIANTE ENGAÑADOR



Satanás constantemente está desafiando el poder de Dios en el universo. Él es el desafiador engañador porque él no propone ninguna amenaza real a Dios. Pero esto no fue siempre así. Satanás originalmente fue creado por Dios como un ángel bonito nombrado Lucifer. Lea sobre su estado y posición original en Ezequiel 28:12-17.

Pero Satanás se rebeló contra el poder y autoridad de Dios. Él quiso ser como el propio Dios. Usted puede leer la historia de su rebelión en Ezequiel 28:17 e Isaías 14:12-15. Dios podría tener golpeado a Satanás y matarlo por tal rebelión. Pero si Él hubiera derrumbado al primer enemigo de esta manera, habría habido la posibilidad de otra rebelión y la historia del Cielo sería obscurecida con desastres similares.

En cambio, Dios expulsó a Satanás del Cielo y permitió que sus reivindicaciones de poder tuviesen completo juicio en la tierra. Dios también expulsó otros ángeles que habían participado en la rebelión de Satanás. Ellos son ahora los ángeles malos conocidos como "demonios" o "diablos" en operación en el mundo hoy.

Poco después que Dios creó al primer hombre y mujer, la batalla empezó en la tierra. Usted puede leer del primer desafío en Génesis capítulo 3. La caída de Adán y Eva en el pecado estaba arraigada en la rebelión contra la autoridad y poder de Dios. Adán y Eva buscaron conocimiento igual al de Dios. Con tal conocimiento vendría el poder.


Desde este tiempo, Satanás ha desafiado la autoridad de Dios en la tierra. A través del pecado, Satanás busca atraer a los hombres y mujeres a la obediencia a él en lugar de Dios. El curso del Instituto Tiempo de Cosecha, "Estrategias Espirituales: Un Manual De Guerra Espiritual", trata con el asunto de Satanás en detalle. Si usted está tomando los cursos del Instituto en su orden sugerido, usted ya ha estudiado este curso. Si no, nosotros sugerimos que usted lo obtenga para ayudar a entender este enemigo y las estrategias espirituales específicas para vencer su poder.

Uno de los métodos principales de Satanás en desafiar el poder de Dios es falsificarlo. Una falsificación es una imitación de algo y su propósito es engañar. Por ejemplo, la moneda falsa se parece con el dinero real. Los delincuentes lo pasan adelante a otros como dinero real para engañarlos.

Satanás falsifica el poder de Dios. Él imita el poder de Dios para engañar las personas. Él usa sus ángeles (los demonios) para ayudarle a lograr esta meta. Satanás y sus demonios a veces aparecen como bueno en lugar del mal. Nosotros somos advertidos:

“Y no es de maravillarse, porque Satanás mismo se disfraza como ángel de luz.
Así que, no es gran cosa que también sus ministros se disfracen como ministros de justificación, cuyo fin será conforme a sus obras” (2 Corintios 11:14-15).

En los último días en la tierra, esta imitación del poder de Dios por Satanás aumentará. A través de las señales y maravillas, él engañará muchos:

“El advenimiento del inicuo es por operación de Satanás, con todo poder, señales y prodigios falsos, y con todo engaño de injusticia entre los que perecen, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto, Dios les enviará una fuerza de engaño para que crean la mentira” (2 Tesalonicenses 2:9-11).

Esta Escritura revela cómo Satanás trabaja. Él falsifica el poder de Dios con "todo poder, señales y prodigios falsos." La única manera que usted puede descubrir su falsificación es por la verdad de la Palabra de Dios.


LOS PRINCIPADOS Y PODERES

“Porque nuestra lucha no es contra sangre ni carne, sino contra principados, contra poderes, contra los gobernantes de estas tinieblas, contra espíritus de maldad en los lugares altos” [1] (Efesios 6:12).

El hombre es cogido en medio de este conflicto de Satanás que se rebela contra el poder de Dios. Nosotros estamos comprometidos en una lucha de poder con los poderes invisibles de Satanás. Pero el poder de Dios es mayor que los "tronos, dominios, principados o autoridades" (Colosenses 1:16) y mayor que todos "los principados y autoridades en los lugares celestiales" (Efesios 6:12). Pero usted necesita estar alerta al poder engañoso de Satanás que falsifica el poder de Dios. Usted debe ser consciente de...


LOS ESPÍRITUS DE MALDAD EN LOS LUGARES CELESTIALES.

Cuando Pablo habla de "la maldad en los lugares celestiales", él está refiriéndose a espíritus malignos que han infiltrado en los sistemas religiosos del mundo. Satanás ha organizado su organización maligna para imitar la verdadera Iglesia de Dios. En algunos casos él tiene congregaciones que realmente son conocidas como "La Iglesia de Satanás" o "Espiritualistas." Él ha preparado una forma de culto en los “lugares altos” de la religión organizada.

Satanás también ha establecido su sistema exactamente en la verdadera Iglesia a través de personas malignas que tienen "entrado encubiertamente" (Judas 4). Satanás tiene imitadores exactamente en la Iglesia que demuestran el poder, pero no es el poder de Dios. La estructura que Satanás ha establecido en los lugares “altos” de la religión es basada en la imitación y decepción.


SATANÁS TIENE SU PROPIA TRINIDAD:

Dios es una trinidad, Padre, Hijo, y Espíritu Santo. La trinidad de Satanás incluye a Satanás él, la bestia, y un profeta falso.


SATANÁS TIENE SU PROPIA IGLESIA:

Dios estableció la verdadera Iglesia conocida como "el Cuerpo de Cristo" de lo cuál Jesús es la cabeza:

“Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y miembros suyos” (1 Corintios 12:27).

Satanás tiene su propia iglesia que se llama "sinagoga de Satanás":

“Yo conozco tu tribulación y tu pobreza--aunque eres rico--, y la blasfemia de los que dicen ser judíos y no lo son; más bien, son sinagoga de Satanás” (Apocalipsis 2:9).

El nombre "sinagoga de Satanás" no siempre se usa abiertamente, pero su sinagoga se establece en cualquier lugar en que el verdadero Evangelio del Señor Jesucristo no se predica.


SATANÁS TIENE UNA DOCTRINA:

Dios tiene una doctrina que se revela en Su Palabra Santa, la Biblia:

“Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para la enseñanza...”
(2 Timoteo 3:16).

La doctrina de Satanás se llama "la doctrina de demonios":

“Pero el Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos se apartarán de la fe, prestando atención a espíritus engañosos y a doctrinas de demonios” (1 Timoteo 4:1).

La doctrina de demonios es cualquier enseñanza presentada como verdad que no está de acuerdo con la Palabra escrito de Dios.


SATANÁS TIENE UN SISTEMA DE SACRIFICIO:

Romanos 12.1 dice que nos presentemos a Dios como un sacrificio viviente. Esto significa que nosotros debemos nos rendir en obediencia total a Dios. Satanás también exige sacrificios:

“Al contrario, digo que lo que los gentiles sacrifican, lo sacrifican a los demonios, y no a Dios. Y yo no quiero que vosotros participéis con los demonios” (1 Corintios 10:20).

Satanás exige obediencia total de cuerpo, alma, y espíritu. Hay cultos de sacrificios dirigidos exactamente donde los hombres y mujeres se dedican al servicio de Satanás. El sacrificio de sangre de humanos y animales también es practicado.


SATANÁS TIENE SU PROPIA COMUNIÓN:

El partimiento del pan de la comunión y del vino fue empezado por Jesús como una manera de recordar Su sacrificio por los pecados de toda la humanidad en la cruz (1 Corintios 11:23-34). Satanás falsifica esto con su propio servicio de comunión:

No podéis beber la copa del Señor y la copa de los demonios. No podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios” (1 Corintios 10:21).


SATANÁS TIENE MINISTROS:

Dios llama a algunos creyentes para servir como pastores y ministrar a Su Iglesia proclamando el Evangelio (1 Corintios 12:28). Satanás también tiene ministros:

“Y no es de maravillarse, porque Satanás mismo se disfraza como ángel de luz. Así que, no es gran cosa que también sus ministros se disfracen como ministros de justificación, cuyo fin será conforme a sus obras” (2 Corintios 11:14-15).

Los ministros de Satanás proclaman su “evangelio” qué es contrario al Evangelio del Señor Jesucristo:

“No es que haya otro evangelio, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Pero aun si nosotros mismos o un ángel del cielo os anunciara un evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema” (Gálatas 1:7-8).

Simplemente porque un mensaje se entrega con un estilo poderoso de presentación no significa que es un mensaje del verdadero Evangelio.


SATANÁS TIENE UN TRONO:

Dios tiene un trono en el Cielo. Satanás también tiene un trono, aunque no nos dicen su localización exacta:

“La bestia que vi era semejante a un leopardo; sus pies eran como de oso, y su boca como la boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono y grande Autoridad” (Apocalipsis 13:2).


SATANÁS TIENE ADORADORES:

Hay muchos que se rinden culto al verdadero Dios. Satanás también tiene los adoradores:

“Y adoraron al dragón porque le había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia diciendo: ¿Quién es semejante a la bestia, y quién puede combatir contra ella?" (Apocalipsis 13:4).

Algunos adoradores de Satanás pretenden ser seguidores de Jesús:

El campo es el mundo. La buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del maligno. El enemigo que la sembró es el diablo. La siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles” (Mateo 13:38-39).

Satanás mezcla la "semilla" mala con la "semilla" buena (los verdaderos creyentes).

SATANÁS TIENE PROFETAS:

Dios ha puesto a los profetas en la iglesia, hombres que son ungidos para traer un mensaje directo de Él a la iglesia (1 Corintios 12:28). Satanás también tiene los falsos profetas:

“Muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos” (Mateo 24:11).


SATANÁS TIENE MAESTROS:

Dios ha ungido a algunas personas como maestros para explicar Su Palabra a otros (1 Corintios 12:28). Pero todos los maestros no son de Dios. Satanás tiene falsos maestros que extienden su doctrina maligna:

“Pero hubo falsos profetas entre el pueblo, como también entre vosotros habrá falsos maestros que introducirán encubiertamente herejías destructivas, llegando aun hasta negar al soberano Señor que los compró, acarreando sobre sí mismos una súbita destrucción. Y muchos seguirán tras la sensualidad de ellos, y por causa de ellos será difamado el camino de la verdad. Por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Desde hace tiempo su condenación no se tarda, y su destrucción no se duerme” (2 Pedro 2:1-3).

Los maestros de Satanás traen "herejías destructivas," enseñanzas que son falsas y que causan división. Ellos hablan mentiras y son expertos a mezclar verdad y error de un modo que hace el error aceptable.


SATANÁS TIENE LOS APÓSTOLES:

Un apóstol es una persona que extiende el Evangelio y establece las iglesias (1 Corintios 12:28). Satanás también tiene apóstoles que hacen su trabajo a lo largo del mundo. Ellos engañan a las personas imitando los verdaderos apóstoles:

Porque los tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos disfrazados como apóstoles de Cristo” (2 Corintios 11:13).

Los apóstoles de Satanás se vuelven líderes de cultos falsos e se infiltran en las iglesias e incluso se vuelven los líderes en las iglesias.


SATANÁS LEVANTA FALSOS CRISTOS:

Satanás ha imitado al Señor Jesucristo incluso levantando a falsos Cristo. Jesús advirtió:

“Respondió Jesús y les dijo: --Mirad que nadie os engañe; porque muchos vendrán en mi nombre diciendo: Yo soy el Cristo, y engañarán a muchos” (Mateo 24:4-5).

Estos falsos Cristos pueden usar el nombre de Jesús. Ellos pueden hacer muchas señales y maravillas. Pero ellos son imitadores del poder de Dios.


SATANÁS TIENE UN SISTEMA DE COMUNICACIÓN:

La Biblia es un registro de cómo Dios habló al hombre en los tiempos pasados. Dios continúa hablando a los hombres hoy. Satanás también habla al hombre. Sus primeras palabras a los humanos resultaron en su caída en el pecado (Génesis capítulo 3).

Los creyentes oran a Dios con respecto a sus necesidades. Dios responde a la oración del justo (Santiago 5:16). Los seguidores de Satanás oran a él y se comunican con los espíritus malignos. A veces Satanás responde con eventos sobrenaturales como voces, objetos en movimiento, ruidos, etc. Satanás tiene real poder y puede demostrar este poder visualmente en nuestro mundo.

Dios se comunica con el hombre a través de Su Palabra escrita, la Biblia.

El mensaje de Satanás también ha sido comunicado a través de la palabra escrita por las revistas, libros, películas, y músicas malignas. La comunicación de Dios a través de Su Palabra escrita y hablada provee dirección al hombre en los asuntos de la vida.

Satanás tiene un sistema de falsa dirección logrado a través de los métodos como los siguientes:

Astrología y horóscopo: Qué usan las estrellas para predecir los eventos y dar dirección.

Lecturas de hojas de té, cuadros, la palma de la mano y bola de cristal. La formación de las hojas de té, las líneas en la mano humana, bolas de cristal y cuadros son invocados para dar dirección.

Brujería: Usando los hechizos, las pociones, los encantos, los rituales, las sesiones de espiritismo, las adivinaciones, los métodos de suerte, visiones, y los métodos no bíblicos similares para recibir la dirección.


SATANÁS TIENE PODER SOBRENATURAL:

Jesús prometió poder sobrenatural a sus seguidores después de que ellos recibiesen el llenar del Espíritu Santo (Actos 1:8).


Satanás también da poder y autoridad sobrenatural (Apocalipsis 13:2).
Sus demonios crean fuerza y energía sobrenatural.
Satanás da tanto poder como autoridad (Apocalipsis 13:2), como hizo Jesús. Satanás puede realizar muchas señales y milagros sobrenaturales:

Pues son espíritus de demonios que hacen señales, los cuales salen a los reyes de todo el mundo habitado para congregarlos para la batalla del gran día del Dios Todopoderoso” (Apocalipsis 16:14).

Jesús dijo:

Muchos me dirán en aquel día: ¡Señor, Señor! ¿No profetizamos en tu nombre? ¿En tu nombre no echamos demonios? ¿Y en tu nombre no hicimos muchas obras poderosas? Entonces yo les declararé: Nunca os he conocido. ¡Apartaos de mí, obradores de maldad!” (Mateo 7:22-23).

Nota que Jesús dijo "NUNCA OS HE CONOCIDO." Estas personas con sus demostraciones impresionantes de poder NUNCA fueran de Dios. Ellas eran falsificaciones engañosas.


EL PODER MAYOR

Satanás es de verdad un desafiante imitador. Él tiene una organización poderosa. Sus seguidores pueden hacer actos poderosos. Jesús advirtió de su poder:

“Pero yo os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que, después de haber dado muerte, tiene poder de echar en el infierno. Sí, os digo: A éste temed” (Lucas 12:5).

Pero Dios tiene el poder mayor. Jesús dijo:

“Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido, porque el que está en vosotros es mayor que el que está en el mundo” (1 Juan 4:4).

Jesús vino con gran poder y autoridad para destruir las obras malignas de Satanás. Jesús delegó a los creyentes poder sobre todo el poder del enemigo.


ENFRENTANDO EL DESAFIANTE ENGAÑADOR

Aquí están algunas directrices bíblicas para enfrentar el poder del desafiante engañador:

RECONOZCA QUE SATANÁS ES UN IMITADOR:

El primer paso para vencer el poder de Satanás es reconocer que Satanás imita el poder de Dios.

USE EL DISCERNIMIENTO:

Hay un don especial del Espíritu Santo llamado “discernimiento de espíritus”. Es una habilidad rara dada por Dios para discernir el espíritu de otra persona inmediatamente y saber si ellos son buenos o malignos. Si usted tiene este don espiritual, úselo para determinar si los espíritus de las personas son de Dios o de Satanás.

Si usted no tiene este don, Dios ha proporcionado otros métodos de detección. 2 Pedro 2 y Judas listan las características de las personas con espíritus seductores para ayudarle a identificarlos. No importa todo lo espiritual o poderosa que una persona pueda presentarse, evalúela con base en la Palabra de Dios.

EVALÚE EL SOBRENATURAL POR EL FRUTO:

Porque Satanás imita el poder de Dios a través de las manifestaciones sobrenaturales de milagros, señales, y maravillas, Dios ha proporcionado una manera de evaluar los ministerios. Jesús comparó los hombres a árboles fructíferos:

“El árbol sano no puede dar malos frutos, ni tampoco puede el árbol podrido dar buenos frutos.
Así que, por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:18, 20).

Satanás puede imitar los dones espirituales y el poder de Dios, pero él no tiene ninguna imitación para una vida santa que exhibe el fruto del Espíritu Santo que incluye...

“... amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y dominio propio. Contra tales cosas no hay ley” (Gálatas 5:22-23).

Evalúe los ministerios por el fruto espiritual en lugar de las manifestaciones sobrenaturales de poder.

ESTUDIE LA PALABRA DE DIOS:

Para reconocer las doctrinas falsas de los maestros, apóstoles, profetas, y ministros de Satanás, usted debe conocer lo que se enseña en la Palabra de Dios. Pablo dijo a Timoteo:

“Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza bien la palabra de verdad” (2 Timoteo 2:15).

Aunque Pablo era un gran líder espiritual en la iglesia primitiva, los creyentes en la ciudad de Berea verificaron todo lo que él dijo por la Palabra escrita de Dios:

“Estos eran más nobles que los de Tesalónica, pues recibieron la palabra ávidamente, escudriñando cada día las Escrituras para verificar si estas cosas eran así” (Hechos 17:11).

Para evitar ser engañado por el poder de Satanás, examine todo lo que se enseña en la luz de la Palabra de Dios. Evalúe las vidas de aquellos que están enseñando doctrinas poderosas o realizando señales y maravillas.

No acepte cualquier enseñanza, doctrina, revelación, o milagro que no están en armonía con la Palabra de Dios. El poder de Satanás atrae a menudo a los creyentes a través de la así llamada "nueva revelación especial de la verdad." Las personas reivindican sueños especiales, aparecimientos de ángeles, visiones, voces, u otros eventos del sobrenatural. Pero Pablo advirtió:

No es que haya otro evangelio, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Pero aun si nosotros mismos o un ángel del cielo os anunciara un evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema” (Gálatas 1:7-8).

No acepte cualquier así llamada “profecía” que no está en relación correcta con la fe (Romanos 12:6) y qué no viene a suceder (Deuteronomio 18:22). No acepte cualquier revelación que lo distancia de Dios y de la verdad de Su Palabra (Deuteronomio 13:1-5):

“El hombre que se desvía del camino del entendimiento irá a parar en la compañía de los muertos” (Proverbios 21:16).


EVITE TODA INFLUENCIA SATÁNICA:

Dios advirtió Israel para evitar todo tipo de influencia Satánica:

“Echaréis de vuestra presencia a todos los habitantes de la tierra, destruiréis todas sus esculturas, destruiréis todas sus imágenes de fundición y devastaréis todos sus lugares altos” (Números 33:52).

Lea las instrucciones adicionales que Dios cedió en Deuteronomio 18:9-14. Israel no debería tener ningún contacto con la obra de Satanás en cualquier forma.

Destruya algo que usted posee que tiene algo con la brujería o con la obra del diablo. Esto incluye ídolos, talismanes, pociones, fetiches, bola de cristal, juegos, dispositivos del adivinar, y otros artículos similares.
Destruya cualquier literatura y música maligna que no glorifican Dios.
Esto es lo qué personas hicieron en el Nuevo Testamento cuando ellas se volvieron creyentes:

“Asimismo, un buen número de los que habían practicado la magia trajeron sus libros y los quemaron delante de todos. Calcularon su valor y hallaron que era de 50.000 monedas de plata” (Hechos 19:19).

No gaste tiempo en lugares dónde hay influencia maligna. La Biblia registra que Dios se manifestó en lugares especiales como el templo del Antiguo Testamento y el aposento alto de una casa en el Día de Pentecostés. Es igualmente verdad que el poder Satánico puede manifestarse en lugares especiales dedicados al mal. Esto incluye lugares dónde se muestran cuadros malignos, bebidas y ocurre comportamiento rebelde, sesiones de espiritismo están siendo practicadas, el culto de Satanás está ocurriendo – en cualquier parte en que prácticas pecadoras están sucediendo. Evite tales ambientes, porque el poder de Satanás allí es especialmente fuerte. Usted no puede orar, "Y no nos mestas en tentación", y entonces se colocar en semejante lugar:

“Al contrario, digo que lo que los gentiles sacrifican, lo sacrifican a los demonios, y no a Dios. Y yo no quiero que vosotros participéis con los demonios” (1 Corintios 10:20).

No se asocie con falsos líderes, maestros, profetas, ministros o apóstoles:

“Apartaos de toda apariencia de mal” (1 Tesalonicenses 5:22).


RECONOZCA QUE EL PODER DE DIOS ES MAYOR QUE SATANÁS:

La organización de Dios, la verdadera iglesia, es más poderosa que la de Satanás:

“Aun todas las cosas las sometió Dios bajo sus pies y le puso a él por cabeza sobre todas las cosas para la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que todo lo llena en todo” (Efesios 1:22-23).

“Todo esto es para que ahora sea dada a conocer, por medio de la iglesia, la multiforme sabiduría de Dios a los principados y las autoridades en los lugares celestiales” (Efesios 3:10).

Jesús es la cabeza de la Iglesia. Los creyentes son el cuerpo. Si todas las cosas (incluso Satanás y su estructura religiosa) están bajo los pies de Jesús, entonces ellos también están bajo nuestros pies porque nosotros somos el cuerpo. "Bajo los pies" significa que ellos están bajo el poder y autoridad que Dios ha delegado a nosotros.
Jesús dijo que nosotros tenemos el poder sobre "todo el poder del enemigo" (Lucas 10:19). Esto incluye la maldad espiritual en los lugares altos. Satanás y sus organizadores desafían el poder de Dios, pero ellos no son ciertamente una amenaza a Él o a Su pueblo.

La Iglesia está demostrando actualmente el poder de Dios a estos principados y poderes malignos.